martes, 17 de abril de 2007

La foto símbolo



Tranquilidad: el buitre no se come a la niña.

***

Cuentan los descreídos que Kevin Carter realizó la foto a pocos metros de un centro de ayuda humanitaria y que el buitre está más lejos de lo que parece: cosas de los angulares. Cosas de fotógrafos: fotoperiodistas, se llaman a si mismos. Pero eso lo cuentan los descreídos: los que entienden el periodismo como una representación de la realidad, no como una metáfora.


La foto esta muy bien como metáfora: que si el hambre, que si lo malos que somos, pero, lamentablemente, no cuenta lo que esta pasando. Claro, para contar lo que pasa hacen falta más fotos. O más ángulos. O unas cuantas líneas de texto ya que una imagen necesita mil palabras. Una foto es como una cita: deslumbra, asientes con admiración cuando la lees pero resbala: y es fácil de replicar con otra frase cita, igualmente deslumbrante y contraria. La foto símbolo no es más que una parábola de lo que esta pasando. No es lo que esta pasando. En ese aspecto miente.


La de Kevin Carter no es la única foto que miente: el guerrillero de Capra (aunque en este caso es cuestión de fe), la portada del New York Times de Javier Bauluz: ¡dichosos angulares!, o la ganadora del World Press Photo del año pasado, de Spencer Platt. Todas simbólicamente perfectas pero alejadas del periodismo como reflejo de la verdad. Todas más cercanas a la literatura que al periodismo. Pese a ello, y de forma inexplicable, se consideran logros de esta profesión.

***

Miren esta, la de Platt:


¿Qué simboliza? El desprecio de occidente ante las guerras de los moritos y eso, supongo... bien, pues es falsa. Simboliza una cosa y muestra otra: los supuestos turistas querían comprobar si sus casas habían sobrevivido a los bombardeos israelíes. Sus casas: sus fotografías, sus libros y su ropa. El problema es que sabiendo esto pierde totalmente su capacidad simbólica, por lo menos para mí.

Aun así, quedan para calendarios de oeneges corruptas.

No hay comentarios: