martes, 24 de abril de 2007

Palabra de Gistaín

TEXTO CASI DIARIO ; )

FUERA BANNERS, SÓLO TEXTO

(Meto esta columna publicada el jueves pasado en El Periódico de Aragón)
FUERA BANNERS, SÓLO TEXTO
Mariano Gistaín

No acabamos de darnos cuenta de que internet es otra cosa. Insistimos en molestar al navegante, usuario, posible cliente. A nosotros mismos. Insistimos una y otra vez, uno y otro año, en colocarle publicidad invasiva, en molestarle. Parece mentira lo poco que copiamos a Google, con lo bien que le está yendo. Google inserta anuncios sólo texto.

El humilde texto de siempre, dos líneas y un enlace, un link, un salto a otra página. Con esa tontería tan económica, que consume tan poco ancho de banda y que molesta tan poco, Google se forra.

Con esta tontería del texto simple, tan manejable, tan humano (tan humanista, tan clásico), con esta chorrada genial de no molestar al prójimo más de lo indispensable, Google se está comiendo el mundo, el de internet y el otro, si es que aún pueden diferenciarse.

Y esto afecta a los grandes grupos, a las agencias medianas, a las empresas de todo tipo y a las personas individuales.

Está muy de moda lo ecológico, el medio ambiente como divinidad intocable, pero a la hora de enviar una convocatoria, una invitación, un simple aviso, nadie se resiste a sobrecargar la red y la paciencia de sus destinatarios (en vano, porque nadie tiene tiempo de dar más de un click) adjuntándole un archivo más pesado que una vaca: un pdf, un jpg… cosas inmanejables, antiecológicas, imposibles de copiar y pegar. Con lo rápido que llega al cerebro una línea de texto, o un enlace.

Solemos adjuntar un mamotreto –un word ya es un mamotreto- con florituras y perifollos sin tener la delicadeza –y la astucia- de poner lo mismo en simple texto, y al final del mensaje añadimos que no se imprima demasiado, que es antiecológico. JAJAJA.

La red es diferente, Google se forra con sencillos anuncios de una línea insertados en su contexto, pero el espíritu de la época aún no ha admitido este cambiazo: la idea general es que hay que seguir bombeando y machacando al usuario con publicidad invasiva, a lo bestia, con chapas animadas y cosas que dan vueltas.

Como en la tele. Pero a la tele le quedan minutos para cambiar. Dentro de nada se podrán seleccionar los anuncios, los géneros, etc. Hay que ir cambiando esos hábitos de intrusismo salvaje. Ni siquiera hay que inventar nada, Google nos lo ha puesto en bandeja. Internet cambia cada minuto.

Esta frase de Borges viene al pelo: “como si supiéramos entre todos lo que no sabe nadie”.

3 Comments »

  1. ¡Eso mismo!
    ¡Así se habla, có!

    Comment by Antonio — April 24, 2007 @ 7:33 pm

  2. Brincan todos…pero no quieren bajarse de la burra…

    Comment by Fernando — April 24, 2007 @ 8:02 pm

  3. Ya me has quitado las ganas de meter publicidad aunque solamente sea texto.

    Comment by unjubilado — April 24, 2007 @ 9:14 pm

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL


No hay comentarios: