lunes, 11 de junio de 2007

Huelga de transportistas


La wifi que pillaba en el piso comienza a dar señales de rendición. No funciona con la lozanía y confianza de antaño. Reducir el tiempo de internet aumenta el tiempo de otras actividades. Se estudia más, por ejemplo.

***

La biblioteca de Aragón ha sido saqueada. Los estantes están tan vacíos como los supermercados cuando se anuncia una huelga de transportistas. La gente incluso saca libros de jardinería.


***

«Nadie debe, en nombre de ninguna clase de religión, ideología o ideal, intimidar, atemorizar, escarnecer, perjudicar materialmente, privar de libertad, torturar o asesinar. Este principio es común a todas las grandes culturas de la humanidad. No merece la pena hablar con quien no lo suscriba sin reservas»


Hubert Schleichert, Cómo discutir con un fundamentalista sin perder la razón