sábado, 20 de octubre de 2007

Cajas de fruta



Aprovechando los reportajes sobre rediseño que emiten en noticias cuatro, hemos decidido comenzar el rediseño de la web de la peña. Cual pais sin acento. Hablar de rediseño en nuestro caso es por posicionarnos en google y poco más. La realidad es que hemos entrado con casco y ganzúa a reventar molduras, chafar botones y derribar estancias. Partimos de que nos encontramos con un piso totalmente a reformar. Lo hecho anteriormente era por salir del paso. Horribles pasillos pintados de negro. Puertas que se porteaban solas, tablas en el suelo que crujen y se separan dejando ver el suelo de tierra que ocultan. Había que mantener el dominio activo y el techo se sostenía con puntales.

Nos hemos puesto dos premisas básicas antes de encender la luz del casco. Primera: aquí no entra ni dios. Descorazonador, cierto, pero te ahorras mucho en sillones. Unicamente entra, de tanto en cuando algún peñista despistado. Nunca una aglomeración, por lo tanto, no hace falta sala de espera. Si no ha de entrar nadie, nos hemos dicho, para que matarnos. Hay que construir algo nuevo, claro, lo anterior no vale, pero no hay que construir un museo de arte moderno en Bilbao. Nadie le va a hacer fotos. Nos conformamos con un centro de arte y naturaleza, como en Huesca. Segunda: nada de habitaciones vacías. Si no hay obras artísticas de valor (estamos hablando de cajas de fruta llenas de papeles), más vale que no haya nada. Que todo sea aprovechable a primera vista. Mejor un cuenco de pipas que una bandeja de plata con canapés de esos que no gustan. Podemos poner la puerta, pero las tapiamos a continuación. Así como nos vengan las fotos y las colaboraciones abriremos nuevas estancias y les pondremos mucha luz artificial.

Ya está, eso es todo. Encendemos la bombilla y nos ponemos a ello. Luego con un programa de diseño todo sale rodado. Ley del mínimo esfuerzo y cosas parecidas. Un detalle elegante por aquí. Sube la foto y mucho blanco. Los títulos siempre a la izquierda, que queda moderno: fíjate en Público y ADN. Texto, por lo menos texto: hay que olvidarse de los puntales. Hay que sostener con vigas. Se confirma que nadie responde los correos urgentes y que una buena idea no lo es tanto después de pasar por la capoladora de Microsoft. Los principios fundacionales quedan rotos antes de comenzar y la red de corresponsales actúa cual William Boot en Ismailía. Pasan el día en los bares y que le den a la tecla las agencias.


***


La nueva web de El Porrón, próximamente en sus pantallas. No habrá reloj de regalo pero sacaremos cervezas.

No hay comentarios: