miércoles, 26 de diciembre de 2007

París Tres


Ya me he terminado el libro de Aloma. Normalmente no hay que hablar de lo que no te gusta. Se puede en el caso de los telediarios de Antenatres. Yo lo hago todo el rato. El libro de Aloma es especialmente molesto. Ella pasea en bici por París. Siempre dice que se pierde. En algún momento se acuerda de su padre. Su padre es Antón Castro. No lo dice. Dice que folla con Barreiros. Otras veces dice que tiene sed, pero se sobreentiende. Eso último lo hace porque hace literatura. En un blog he leído que hace poesías Zen. Concreto: dice que es un delicadísimo y maravilloso poema zen. Lo digo en serio. Cita estas dos frases: "Estoy nerviosa y Barreiros tiene sed. Él me abraza y yo le doy agua". Aloma va a ver Ciudadano Kane y le molesta que la gente no se ría. Dice que no se ríen porque son conscientes de que es una de las mejores películas de la historia. Ella no. Lo de ella es placer por el cine. Luego hace teatro alternativo. Se hace amiga de algunos homosexuales. Se va de las fiestas sin despedirse. Ella es impulsiva. Un espíritu libre. Se compra bicicletas todo el rato. Eso no lo acabo de entender. Tiene un blog. Lo malo es que no distingo lo que es personaje de lo que es escritora. A mi hermana le ha gustado.

martes, 25 de diciembre de 2007

Feliz Navidad...


... y un regalo que ha traído la tronca:






lunes, 24 de diciembre de 2007

El país de los tipos duros


Una de las razones por las que hay que leer a Cormac McCarthy es que, si no el próximo año, que quizá le toque a Bob Dylan, al siguiente le dan el premio Nobel. Cornac McCarthy es el autor que siempre está en las quinielas y, pese a eso, no es un autor desconocido: actualmente las estanterías de todas las librerías están repletas de ejemplares de La Carretera, su última novela, ganadora del premio Pulitzer y a la vez best seller. McCarthy (1933) es considerado uno de los grandes de la nueva narrativa norteamericana, y novela tras novela, se afianza como el narrador de referencia de su generación. Poco a poco ha ido raspando su estilo y ha pasado de las grandes imágenes evocadoras a una narración descarnada en la que lo que importa es la sucesión de actos, deteniéndose cada vez menos en los escenarios, pues como saben todos los escritores, las imágenes, cada vez más, las pone el cine. En No es país para viejos la historia pasa de una escena a otra, en lugar de con el clásico fundido a negro, con explosiones de luz, para detenerse de repente a narrar con una exactitud puntillista, repleta de detalles, las acciones casi obsesivas de unos individuos encerrados en habitaciones de motel. La narración se mueve y avanza con gestos bruscos, mediante sobresaltos y jadeos. Otra de las razones son los diálogos cortantes, secos, sin guiones.

La historia es la de dos animales luchando por un trozo de carne. Llewelyn Moss encuentra entre los restos de un ajuste de cuentas entre narcotraficantes, en medio del desierto de la frontera de México con los Estados Unidos (alrededores de El Paso), un maletín con dos millones de dólares. En ese momento comienza su huida perseguido por Anton Chigurh, ser humano destinado a matar, a su vez perseguidos por una autoridad desencantada e impotente. Moss y Chigurh luchan por el dinero (uno porque dos millones de dólares nunca vienen mal, otro porque es su oficio), se persiguen, se disparan a bocajarro con escopetas a las que les recortan el cañón, sangran, se alojan heridos en moteles a lamerse y vendarse las heridas y vuelven a la carretera. Todo son gestos bruscos, jadeos y el polvo que levantan las Pick-Ups por el asfalto de la frontera: tierra de nadie. Son leones viejos en la sabana africana: si no matan no comen. Las cebras viejas y heridas son comidas. Una novela de tipos duros, como Clint Eastwood cuando hace de tipo duro. No es raro que sean los hermanos Coen los que hagan la película y que Anton Chigurh esté interpretado por Javier Bardem.

En la página 179 Moss le comenta a una autoestopista, cuando se acerca el final, en el mejor pasaje de la novela, que lamenta no haber empezado antes. Lamenta no haberse embarcado antes en una aventura que lo hace revivir, como contrapunto al viejo sheriff Bell, cuyos monólogos interiores frenan la desbocada acción, sobre todo en las páginas finales, que poco a poco se ha ido apagando en un país que ha cambiado mucho en las formas y en el fondo y para él ya nada es como era antes.



***

-Estoy leyendo el libro de Aloma

-¿La hija de Antón Castro?

-La misma

-¿Y qué tal?

-Si te gustan las frases cortas y que la prota enseñe las tetas, bien.

domingo, 16 de diciembre de 2007

Asfixiante presión


La cita que acompaña a la apertura de Aragón de hoy en el Heraldo dice: “El problema de ser pobre es que todo ocupa todo el tiempo”. Y el titular de la noticia de apertura: “El Zaragoza prepara una ampliación de capital para sanear sus cuentas”. En texto: “El Real Zaragoza acaba de iniciar una operación financiera para reequilibrar sus cuentas que en total podría suponer una inyección económica próxima a los 40 millones de euros para las arcas del club [...] ...pretende reajar la asfixiante presión que ejercen los resultados negativos de los ejercicios anteriores, que alcanzan los 36 millones de euros. [...] A causa de la mencionada reducción del capital social, el valor nominal de cada acción pasará a ser de un solo euro. En el camino, con cada uno de los 125.000 títulos accionariales del Real Zaragoza se obtendrán cincuenta y nueve euros. Al mismo tiempo, se procederá a efectuar una ampliación del capital social, con un valor máximo de 1.875.000 euros. [...] El club alberga la esperanza de obtener entre seis y siete millones y medio de euros.”

El que elige las citas: o es un cachondo y lo suyo es la ironía, o se ha pasado de cínico.

sábado, 15 de diciembre de 2007

Por lo menos


Hoy viene este titular en El Periódico de Aragón, sobre la cumbre del clima: “Los escépticos tratan de colar sus teorías en Bali”. Es como decir: “Los ateos tratan de colar sus teorías en el cónclave”. Con estas cosas parece que lo del calentamiento global es una cuestión de fe. O se va convencido o no se va.

***

El sábado y su aburrimiento: meditando la idea de Twtter. ¿Y Óscar que opina de esto?

***

El País y la foto de El País. Posiblemente dos tildes azules en la misma página sean demasiadas. En la foto interior por lo menos sale plegado.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Destiempo y un tono


Noticias que son un titular y una imagen escabrosa, muchos sucesos y luego un suceso todavía mas truculento que los anteriores; ditirámbicas informaciones sobre el peligroso mundo de internet (he puesto truculento y ditirámbico para ver si me confunden con Juan Manuel de Prada, insigne colaborador de Espejo Público, aunque no sé para qué quiero confundir a nadie al respecto); reportajes sobre el ganador de un concurso de comer perritos en Ilinois (¡guau!, ¡guau!); noticias políticas que son una declaración a destiempo y un tono de corbata; publirreportajes de empresas que embadurnan de chocolate a sus clientes; y muchos deportes presentados por tipos que se empeñan en pronunciar los nombres de los equipos de fútbol extranjeros poniendo los acentos donde les apetece. A grandes brochazos es lo que es el informativo/susto de Antena 3 ofrece todas las noches.


***


-Ya llevabas muchos días sin meterte con los de Antena 3

- Demasiados, compañera, demasiados


***

Y una recomendación para hoy, por si les apetece:


lunes, 10 de diciembre de 2007

Puente en Madrid


Levantarse a las 4:45 de la mañana solo es una buena idea si te quieres ir a Madrid. Si te quieres ir a la estación Intermodal de Delicias cogiendo un taxi es una temeridad, porque los taxis de Zaragoza nunca están donde tienen que estar. Hay que levantarse a las 4:00 o apurar, como se demostrará.

Tengo las notas del viaje, aquí, al lado del portátil y las releo e intento recordar qué coño quería recordar cuando escribí comprar longanizas y frutas para el belén, pero el caso es que ahí está, con la letra traqueteante del metro.


***


Por ahora llevo tres hojas escritas sobre el tema. Prometo no colgarlas todas.


martes, 4 de diciembre de 2007

Sé un buen tío

Lo he visto con ese bigotito y ese guiño de ojo y no me he podido resistir. Si no te enternece no tienes corazón.