miércoles, 27 de febrero de 2008

Monigotes de cartón


José Luis Rodríguez Zapatero terminó los tres minutos dedicados a su intervención final con un sonoro «Buenas noches y buena suerte». Posiblemente fue la única novedad en los discursos de los dos contrincantes que pudo oírse durante el debate. Lo malo del asunto fue que todo estaba visto de antes. De mucho antes: el decorado, que parecía el decorado que les pusieron en Antena 3 hace quince años; el traje de Campo Vidal, que parecía el mismo que llevó en ese primer debate; los enfoques de cámara: de radio televisada; los temas, las propuestas, las soluciones: los mismos de estos cuatro años. Todo como antes.


Con estos antecedentes y unos candidatos que no tenían intención de renovar en nada su discurso ni la forma de pronunciarlo, poco había que hacer. El moderador se limitó a hacer cumplir los tiempos y se le fueron escapando entre las manos los temas que hubiesen podido animar el cotarro: acusaciones de mentira que se quedaban en nada. Interpelaciones directas que no eran atendidas. Claro, estaba todo tan pactado, tres minutos por aquí, uno por allá, y los discursos tan ensayados (mirando a cámara, como el Rey), que cualquier leve variación pensando en el espectáculo hubiera desmoronado el débil castillo de naipes que tristemente ha sido el mayor espectáculo democrático de nuestra historia. Llevan lustros repitiendo lo mismo por separado y ayer lo repitieron a dúo.


Ahí está la debilidad del asunto: lo triste. Todo repetido y ni uno ni otro supieron desmontar la argumentación del otro, porque no lo escucharon o por incapacidad. Quién sabe. Pero fácil lo tenían: repitieron de principio a fin lo de siempre. Cada candidato supo desde mucho antes de empezar lo que diría el otro sobre cada tema, y en lugar de pretender hacerle ver su equivocación se limitaba a sumar su punto de vista. Eso no es debatir. Eso es querer y no poder. Eso es hacerse los interesantes, pedir el plató a veintiún grados, sentarse en sus sillas antideslizantes y fracasar.


Porque esto es así. Los que han fallado han sido los políticos y eso que lo tenían en bandeja de plata. No han entendido que el mundo les ha adelantado y que no pueden debatir pensando en los mismos detalles que Nixon contra Kennedy. Todas las televisiones se volcaron variando su programación. Todos los periódicos en papel, que al día siguiente informaron como si el debate hubiera sido a las cinco de la tarde. Todos los medios digitales, pese al tiempo que estuvieron expectantes para el debate digital y al final nada, que realizaron coberturas mucho más originales que los demás y las radios, las grandes olvidadas al banquete de la democracia. Todos se pusieron de gala para retransmitir un espectáculo vibrante: presentadores estrella, los mejores tertulianos, encuestas en quince minutos y ellos, los candidatos, lo pagan con nervios y una corbata vieja, sin saber improvisar una simple frase ante la cámara.


El debate fue igual al que organizó en uno de sus mítines Gaspar Llamazares para protestar por su exclusión del Gran Acontecimiento y la transformación de las elecciones en un asunto bipartidista: con dos monigotes de cartón representando a Rajoy y Zapatero (Zaparajoy y Rajoypatero): igual de rígido, igual de vacío en sus discursos, igual de insulso; pero sin Gaspar Llamazares.


5 comentarios:

luedro dijo...

Los medios televisivos españoles han asimilado la maldita costumbre de imitar a los yankees en espectaculizar eventos. El problema está cuando esos eventos televisivos tienen el mismo espectáculo que una carrera de tortugas. La cuenta atrás, la previa, los comentarios, las conexiones en directo... ¿Para qué?
Para dar nuevamente publicidad gratuita en prime time al bipartidismo.
En fin, tanto pá ná.

Chic dijo...

Bueno. Seguro que el lunes lo hacen mejor. (...¡jajaja!)

DINERO GRATIS dijo...

Chicos, os invito a expresar este asco en la papeleta del voto, escribiéndoles cualquier improperio en ella.

HOY NUESTRA VIDA ES UNA CÁRCEL:
una vida hipotecada,
mediocre,
precarizada.
Una vida que no es vida.
¡CREAMOS EN AQUELLO QUE NOS HACE VIVIR !

HOY LA LUCHA DE CLASES SE LLAMA:
Depresión
Estado de pánico
Estrés
Suicidios
Vacío
Mujeres asesinadas
Accidentes de tráfico
Fracaso escolar
Diazepan
Prozac
Almax
Aspirina
EL MIEDO EMPIEZA ALLÍ DONDE TERMINA LA LIBERTAD
.
HOY NO VOY A TRABAJAR
la vida es una tómbola…
la cultura, un negocio
en las telenovelas nunca pasa nada
el dinero es casi todo, ayer el “casi” cotizó en bolsa.

SI EN LA CIUDAD-EMPRESA TODO SE COMPRA Y SE VENDE…
¿POR QUE EL VOTO ES GRATIS?


¡ESTO NO ES VIVIR!

EL DOMINGO 9 DE MARZO RECICLA TU PAPELETA…

¡¡¡ESCRIBE EN ELLA TU ASCO!!!!

Chic dijo...

Hola DineroGratis, lo malo de escribir en la papeleta es que luego lo leen los pobrecitos que estan en la mesa electoral y, los muy irresponsables, no le hacen llegar el mensaje a los cabezas de lista.

Te esfuerzas en hacer buena letra (con tanto ordenador, es una cosa que se olvida) y al final va a la papelera. ¿Es cierto que luego reciclan las papeletas?

luedro dijo...

Se deberían reciclar ciertos candidatos...