martes, 27 de mayo de 2008

En realidad una coneja


Ayer desayuné en el bar y me fui a cortar el pelo. Terminé de leer El asombroso viaje de Pomponio Flato de Eduardo Mendoza (me ha gustado regular) y empecé a leer Música para camaleones de Truman Capote (los dos primeros relatos me han gustado mucho). Imprimí unas fotos digitales. Fui a ver el Parque Temático del Ejército que los militares (subnormales, parásitos sociales. Perdonen: sale solo) se han montado en el Parque Grande. Luego, gracias a internet nos regalaron un conejo para el piso. En realidad una coneja. Pensábamos que era enana pero es grande como un perro pequeño. Tiene especial predilección por los cables y por cagar en los rincones. Por su culpa se separaron los Beatles: por eso la llamamos Yoko Ono. Compré cuatro entradas para el concierto de Amaral y me quedo con las ganas del de Bob Dylan. Terminamos un puzzle de tres mil piezas, menos una pieza que se ha perdido y tenemos que mandar a pedir. Es un gernika. Luego al cine a ver Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal. Unas cosas me gustaron y otras no. En conjunto, ganan las cosas que me gustaron: se ve con una sonrisa de principio a fin. No cuento nada más por si alguien no la ha visto.


5 comentarios:

oscar dijo...

Ya pasaré a ver la coneja... Indy alegra, es más que suficiente.

Browner dijo...

Madre mía! ¿pero se pueden hacer tantas cosas en un día? Eso si que es aprovechar el tiempo. El puzle de 3000 piezas.. ¿no lo empezarías ese mismo día por la mañana?

Chic dijo...

Oscar, Indy es el mejor. No hay discusión.

Browner, en realidad, poner las piezas boca arriba lo hicimos la noche anterior. El resto, en una hora y diez.

Adri dijo...

Sí que te cundió el día, sí.

A mí me toca el sábado ir a ver a Indy.
¿Una sonrisa de principio a fin? A ver si es verdad!!!!

apache dijo...

KOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
tu esta noche que?, vamos d conciertuki a saco oque.
Si tienes muchas obligaciones, ya iremos otro dia, lo primero lo primero.