miércoles, 12 de noviembre de 2008

La levedad del estar (II)


Una de las cosas importantes, ya lo dicen las madres, es saber estar. Donde fueres, haz lo que vieres. Compórtate, no seas un húngaro. Para ayudar a llevar en práctica estos consejo se inventaron las normas de educación, de forma que fueras donde fueras, por lo menos te encontraras una base más o menos similar: no escupir en la cara a la gente, llevar los calcetines por dentro del pantalón. Cosas sencillas, imprescindibles para saber estar. No vamos a discutir si los modales se están perdiendo o no, que de eso ya habla Josemi. Sólo lo sacamos como tema de conversación, pues como dicen esas mismas normas, ni de política, religión o sexo se puede hablar hasta que no haya confianza.