viernes, 22 de mayo de 2009

Posmodernidad.


Aprovechando que Purnas está en Nueva York y no me podrá acusar de popero, hablemos de cosas modernas, ya saben: chapas, bandoleras mod, música indi.

Por un lado libros. Leído el obligatorio para todo moderno Nocilla Dream. Muy bueno, muy blog. Historias entrecortadas que se cruzan ambientadas en la américa profunda y protagonizadas por personajes con nombres sacados de los gags de Muchachada Nui. (Nada posmoderno debería quedar fuera del post) Es tan bueno por dos razones: 1.- ninguna de las historias es aburrida o prescindible, 2.- tras cada párrafo llega una sorpresa: posmoderna y con fórmulas matemáticas, eso sí, pero sorpresa.

A punto de terminar El talento de los demás, de Alberto Olmos.

El talento de los demás
es una novela paradójica. 1) Parece escrita por varios escritores. 2) [Lo más importante] Se mete con los modernos siendo una obra posmoderna. Es cojonuda. Escritores que no escriben, periodistas que se bajan los pantalones por comida, concursos de violín, cantautores de bar de moda, escritores que escriben mucho y no publican, autores de cortos. Me gusta mucho su pasión por los detalles, su costumbrismo 2007: encender la tele, escuchar a Nacho Vegas, vivir de los padres. En la próxima línea, una apostilla.

Sí, habéis leído bien. En el anterior párrafo he escrito "obra posmoderna".

Por otro lado, me he comprado una chapa. De Pijus Magnificus.

En La Ventana Indiscreta, claro.

Chapas sacadas de aquí

5 comentarios:

HombreRevenido dijo...

¿Una chapa de Pijus Magníficus? Dios mío, qué acierto.

También lo es leer a Agustín Fernández Mallo. No es que seáis (él y tú) posmodernos, sois ya lo próximo, el primate reversible que venimos anunciando.

Al tiempo.

oscar dijo...

Eres taaaan posmoderno... La historia de periodistas que se bajan los pantalones me suena...

Chic dijo...

HombreRe, y además, la chapa la llevo en una bandolera (aunque no mod). No lo he puesto en el post por salvaguardar mi reputación de Viñaroquero.

Oscar: esas cosas no se cuentan en público. Y menos sabiendo que el primero que las dijo fue Herschel Shmoikel Pinkus Yerucham Krustofsk, también conocido como Krusty el payaso.

Chorche dijo...

Por supuesto que puedo...Popero!! :D

Chic dijo...

Purnas: ¡Qué guay! Una increpación desde el extranjero.